El EPA – Ácido eicosapentaenoico

¿Qué es el EPA?

El EPA o ácido Eicosapentaenoico, es un ácido graso omega-3 presente en la grasa de los pescados de aguas frías. Junto con el DHA (ácido docosahexaenoico), son los dos ácidos grasos omega-3 más importantes para la salud humana. No pueden ser fabricados por el organismo, dependiendo enteramente de la dieta para su obtención.

¿Por qué es importante suplementar la dieta con EPA?

Según diversas organizaciones mundiales, la ingesta mínima diaria recomendada de Omega-3 (EPA y/o DHA) es de 1.000 mg/día.

Se ha constatado que la dieta moderna (incluida la Mediterránea) es en muchos casos deficiente en Omega-3 (a pesar de consumir pescado).

Nota: según comunicado del 26 Junio 2012 del Panel científico de la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria), la toma de hasta 1,8 g EPA/día es totalmente segura para la población adulta.

¿Qué puede aportarme el EPA?

En la edad adulta, hay una tendencia a consumir en exceso un tipo de grasa omega-6 llamada ácido araquidónico (AA) (presente en carnes, mantequilla, quesos etc.) Aunque el AA es una grasa muy importante y necesaria (ej. para el cerebro), un excesivo consumo de alimentos de origen animal ricos en AA, hace que este ácido graso se acumule más de lo deseado en la membrana celular o ‘cordón graso’ que rodea a las células de nuestro organismo. Se sabe que un exceso de AA resulta en una mayor tendencia a que cualquier proceso que conlleve una inflamación se perpetúe más en el tiempo.

Se ha demostrado que el EPA es capaz de competir con el AA, de manera que amortigua los efectos nocivos que un exceso de araquidónico pudiera tener.

Asimismo, el EPA es un nutriente interesante de considerar como apoyo al sistema cardiovascular en edades adultas.